21 AL 23 DE OCTUBRE DE 2016
IX JORNADAS DE LA NEL
Las Conversaciones

Violencia y goce femenino
por Rosa Lagos Torres

La violencia entendida como lo que surge cuando la palabra dimite, cuando hay un impasse de la palabra, vinculado a la ruptura de la mediación simbólica, al fracaso del goce fálico que deja al sujeto librado a un goce Otro, ajeno y éxtimo.

Hay algo en el sujeto que trabaja para la destrucción, y que Freud denominó pulsión de muerte.

¿Que relación tiene la violencia con el goce femenino?

Con esta interrogante acudí a releer lo que Lacan propone bajo el sintagma de "las verdaderas mujeres" que siempre tienen algo de extravío, que por estar marcadas con un menos corporal irremediable, con un no tener, la mujer siempre irá demasiado lejos, como no tiene nada que perder, estaría dispuesta a todo, incluso la muerte.

En este sentido, el acto de una "verdadera mujer" es un acto único, irreversible, que rechaza todo intercambio simbólico, que irrumpe por fuera de la ecuación fálica, accediendo a un goce silencioso, violento, en tanto rompe un equilibrio, en una temporalidad bajo el modo de la urgencia.

Tomando el caso de Madeleine, esposa de Gide, en su acto de quemar las cartas de amor, lo mas preciado que tenia de Gide, ¿no es acaso un acto de violencia, metafóricamente un "crimen" en tanto esas cartas eran consideradas por Gide como sus hijos?. Un acto de desenfreno con el que ataca el corazón mismo del ser de goce de Gide.

Madeleine presa del dolor por el abandono de Gide, sin nadie en quien apoyarse, sin saber que hacer ni como vivir, dice "quemé tus cartas para hacer algo", en un arrebato tuvo que hacer algo, sacrificar lo mas precioso, en un acto de venganza, mezcla de odio y rivalidad imaginaria.

Un acto que al igual que el realizado por Medea, muestra la estrecha relación del acto violento con el goce femenino.

NEL - Nueva Escuela Lacaniana