21 AL 23 DE OCTUBRE DE 2016
IX JORNADAS DE LA NEL
Las Conversaciones

Niños- violencia- agresividad
por Silvia Macri (Miembro de la EOL y de la AMP)

Estos significantes articulados, en primera instancia remitirían a una problemática social, pero si los articulamos con otro: psicoanálisis, surgen algunas ideas relacionadas a la clínica con niños.

Maltratados, violentados, abusados, medicalizados, psiquiatrizados, segregados, sobre adaptados, victimizados, torturados por el ideal, estigmatizados por sus síntomas ADD, DDA, trastornos del desarrollo o como quieran llamarle, son algunos de los modos de nombrar hoy el padecimiento del niño.

Es habitual recibir en la consulta niños derivados por no adaptarse a las exigencias o a las estrictas normas escolares que tienden a recortar o anular cualquier diferencia subjetiva, niños ubicados en el lugar de la víctima como excelentes partenaires en el fantasma sádico de algún pedagogo.

Sin minimizar en absoluto la responsabilidad del adulto, como analistas, no podemos dejar de preguntarnos por el lugar de víctima ocupado por el niño, quien como sujeto de pleno derecho, al igual que el adulto, es responsable de su posición subjetiva. Freud sostenía que un sujeto es responsable hasta de sus pensamientos inconscientes.

La queja neurótica, a veces hasta fomentada por un mal entendido psicoanálisis, tiende a situar al otro en el lugar de la causa de los padecimientos del sujeto, los padres, los traumas infantiles, el destino…es siempre el otro el que le hace o le dice cosas al sujeto quien siente que merecería algo mejor, que fue privado de algo, que el otro tiene y puede y el propio sujeto no… la neurosis misma es creer que el otro es el culpable del goce que falta. Freud tematizó esto como castración o pérdida de un goce mítico, pérdida de la primera experiencia de satisfacción.

Lacan lo trabaja como un tema de estructura, afirmando que el goce se pierde por el simple hecho de entrar en el lenguaje, por ser seres hablantes, sabemos que no hay goce todo, sin embargo la estrategia neurótica es negarlo asignándole a otro el sentido de nuestra vida y nuestro goce, ser eso que al otro le falta, ser ese objeto mal tratado que al otro le falta, permite negar la propia falta en ser y también la del otro, quedando así el sujeto en su fantasma en posición de objeto de goce del otro al que nada le falta, sin advertir que cada uno es víctima de su propio goce, es víctima, no de lo que "no hay" sino de lo que "sí hay" de su goce, de sus marcas de goce que es lo más propio y a su vez lo más ajeno que lo habita.

Será función del análisis localizar la posición fantasmática del sujeto, para que advierta así la respuesta que él mismo ha dado a la situación que le toca vivir y así responsabilizarlo de su goce.

NEL - Nueva Escuela Lacaniana